Si estás buscando el material para el suelo y el revestimiento de tu hogar, la cerámica es la elección más adecuada. Y lo es por muchos motivos. Por ejemplo, es hopoalergénica, no huele y no retiene la suciedad, dejando tu hogar libre de hongos y bacterias. Además, tal y como demuestran las colecciones de Cifre, es versátil y adaptable a cualquier espacio y a cualquier ambiente de la casa. También destaca su fácil colocación, su resistencia y su carácter ignífugo. Por todas estas razones, apostar por la cerámica es hacerlo por un material que hace que el espacio en el que se instala sea seguro.

Precisamente, es en esta característica, en su seguridad, donde nos vamos a detener hoy ¿Qué hace de la cerámica un material seguro? En primer lugar, hay que tener en cuenta que es un material inalterable: esta característica, junto a la versatilidad de los formatos y soluciones, permite que la cerámica se pueda utilizar en suelos y revestimientos de cualquier espacio, tanto en interior como en exterior.

Además de las características intrínsecas del producto, los procesos industriales que intervienen en su fabricación son de alta tecnología. La conformidad con la norma UNE 14411 permite obtener piezas de avanzadas características que se mantienen constantes a lo largo del tiempo. El uso de las tecnologías más modernas también asegura un impacto ambiental limitado, como lo demuestran los análisis sobre el ciclo de vida del producto.

Todas estas características hacen que la cerámica sea la elección ideal tanto para el suelo como el revestimiento de tu hogar. En Cifre lo tenemos claro ¿Y a ti? ¿Por qué te gusta la cerámica?