¿Cómo elegimos los materiales de un baño? ¿Como escogemos la distribución? ¿Qué hacemos con la luz?

El verano es el momento que muchas familias aprovechan para llevar a cabo las reformas de sus viviendas aprovechando las vacaciones y el buen tiempo, además de las ayudas que conceden diversas administraciones públicas.

El azulejo es, sin duda, uno de los elementos estrella de la reforma del baño, ya que es el elemento principal y nos ayuda a definir el aspecto final del baño. ¿Qué debemos tener en cuenta a la hora de planificarlo?

  1. El tamaño y la distribución. Es muy importante tener claras nuestras necesidades y, a partir de ahí, plantear una distribución de acuerdo al tamaño de nuestro hogar. Además, nada como ser prácticos para no arrepentirnos de lo que hayamos hecho. Por ejemplo, por mucho que nos apetezca una bañera espectacular, debemos plantearnos si nos resulta útil si, por ejemplo, nunca tenemos tiempo para darnos un baño.
  2. Los materiales. Obviamente, nosotros apostamos por la cerámica como material duradero, versátil y de fácil mantenimiento. Tampoco tenemos que cerrarnos al blanco, aunque es un color muy práctico. con nuestras colecciones podemos dar un toque de color a nuestro baño. Y para el resto del baño, lo mejor es elegir materiales seguros y duradero. ¿Conoces los platos de ducha y las encimeras de baño de Zenon?
  3. La iluminación. A lo mejor, cuando nos planteamos reformar un baño no pensamos en jugar con la luz, pero eso nos da muchas posibilidades. Además de tener en cuenta los usos de baño (¿Necesitamos luz para maquillarnos? por ejemplo) podemos plantearnos apostar por revestimientos más oscuros si tenemos luz natural o si elegimos una luz fuerte. Y tampoco olvidemos la luz ambiental. ¿Una ducha relajante con una iluminación especial? Podemos elegir una luz indirecta para la zona de la ducha o de la bañera

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *